Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA DE CAMPEONES | MANCHESTER CITY 0-2 FC BARCELONA

Manchester City 0 - 2 Barcelona

El FC Barcelona ganó en Manchester con un penalti sobre Messi, que se encargó de trasformar el argentino y le costó la expulsión a Demichelis, y un tanto en el último minuto de Alves. Valdés apareció en la recta final para evitar el empate tras un gran disparo de Silva antes de que Alves se disfrazara de extremo para dibujar una pared con Neymar y dejar la eliminatoria encarrilada.

G. Lascoiti |  Madrid |  Actualizado el 22/09/2017 a las 14:32 horas

Apareció el Barcelona en el momento justo, en la noche señalada y ante el rival más complicado. Es cierto que no fue la versión más deslumbrante del conjunto azulgrana, pero sí fue una versión seria y comprometida. Nadie se escondió, nadie rehuyó el choque y al final apareció un destello de Messi para reventar el planteamiento del Manchester City.

Si el choque se planteaba como una discusión sobre la posesión, el Barcelona mostró desde el primer minuto quién es el que mejor maneja este discurso. Con todos los 'pequeños' sobre el campo -Xavi, Iniesta, Messi, Busquets y Cesc-, el equipo del Tata Martino monopolizó el balón en el primer tramo de partido. Fue un dominio sin traducción en ocasiones, todo hay que decirlo.

El City mientras decidió esperar y dejar que Negredo peleara los balones por arriba ante MascheranoPiqué. La pareja de centrales funcionó en la noche más exigente. Apenas hubo vías de agua en la zaga del Barcelona y cuando se produjeron apareció el mejor Valdés para evitar la reacción del City.

El Etihad esperaba expectante a que su equipo reaccionara y a los 18 minutos Negredo comenzó a animar la cosa. Bastaron un par de balones por arriba para que el encuentro entrara en otra fase. El City vio que el Barcelona sufría en ese tipo de acciones, algo que también atisbó la grada.

El dominio comenzó a ser alterno y el Barcelona tuvo que comenzar a defender al margen de buscar la puerta de Hart. En mitad del fragor en el que se convirtió el encuentro, el equipo de Martino pidió un penalti por mano de Clichy. En la repetición lo pareció.

El equipo de Pellegrini gozaba de sus mejores minutos y Alves -amarilla de por medio- tuvo que emplearse duro para tratar de frenar a un volcánico Kolarov. El Barcelona reaccionó con tres ocasiones consecutivas -Iniesta, Alexis y Messi- pero el City ya había comenzado su acecho a Valdés. La primera parte acabó con un remate desviado de Negredo.

Penalti, expulsión y... ¿eliminatoria sentenciada?
Tras el descanso, el equipo de Pellegrini salió a por todas y el partido enloqueció. No había dueño claro y una jugada cambió el partido y la eliminatoria. Busquets robó un balón a Navas, descargó para Iniesta y éste vio la carrera de Messi. El argentino se perfilaba ante Hart cuandoDemichelis le trabó por detrás. Penalti y expulsión.

En la repetición se vio que el derribo por muy poco fue fuera del área, pero también es cierto que el minier birló un gol legal al Barcelona en un fuera de juego inexistente. Messi, ajeno a la polémica, no falló y dio el primer paso hacia cuartos. Pellegrini se vio obligado a hacer un doble cambio. Toda la escena había cambiado en un instante.

Alves acaba con el City
El Barcelona no se volvió loco, consciente de la calidad arriba del City. Poco a poco fue madurando el segundo gol. Pudo salirle caro. Primero en una jugada entre Nasri y Negredo, y luego en un remate increíble de Silva que detuvo de forma magistral Valdés. El portero de Hospitalet apareció en el momento preciso para frenar la reacción de los locales.

Con el tiempo cumplido Alves dibujó una pared con Neymar, recién ingresado en el campo, para marcar el segundo y dejar sentenciada la eliminatoria. Salvo milagro 'citizen' en el Camp Nou el Barcelona estará en cuartos. El City deberá seguir gastando dinero para estar entre los mejores de Europa.