Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA DE CAMPEONES | MARCA DOS GOLES EN EL ETIHAD STADIUM

Luis Suárez vive su primera gran noche como azulgrana

El delantero uruguayo [[LINK:INTERNO||||||firmó su mejor actuación]] desde su llegada al Barcelona en Manchester, donde encarriló el pase a cuartos de final del Barcelona con dos goles. Cuatro meses después de su debut, la afición azulgrana presenció la mejor versión de Luis Suárez, aquella con la que deslumbraba al mundo del fútbol en el Liverpoool.

Efe | Madrid | Actualizado el 07/05/2015 a las 21:28 horas

Luis Suárez celebra uno de sus dos goles al City

Luis Suárez celebra uno de sus dos goles al City / EFE

Le ha costado dios y ayuda firmar una noche excelsa al uruguayo Luis Suárez (Salto, 1987) vestido de azulgrana, pero cuando ha llegado lo ha hecho por todo lo alto, en Inglaterra, donde sus dos goles han aplanado el camino del Barcelona para acceder a los cuartos de final de la Liga de Campeones. 

Suárez marcó dos goles y se ha llevado toda la reputación este miércoles en la prensa, donde los adjetivos y reconocimientos han ensalzado la gloria que le corresponde a un jugador que necesitaba una noche como la de Manchester para enmarcar, y que le sirva para dinamizar su condición de goleador, a la baja desde que aterrizó en Barcelona. 

A pesar de que su falta de gol ha generado algún debate, aunque sin demasiados sobresaltos ni crispación en el entorno, Luis Suárez sigue siendo un jugador respetadísimo en Barcelona debido a que la falta de acierto se ha complementado con un trabajo de brega para asistir a sus compañeros y trabajar para su equipo. 

Si bien en algún partido se le ha podido subrayar una puntería desafinada, a Luis Suárez nunca se le ha cuestionado su tesón y entrega y las ganas con las que va a cada pelota y en cada jugada. Ha resultado un ariete que se ha complementado a las mil maravillas con Neymar y Messi, a los que ha asistido en numerosas ocasiones para anotar goles en azulgrana.

Así, tanto el propio jugador como en el Barcelona se esperaba con ansia que Suárez registrase en su haber una noche grande vestido de azulgrana para adquirir confianza y enviar un mensaje a los posibles escépticos. La gran noche del uruguayo ha aplanada el camino del Barcelona para acercarse sin tantos sobresaltos a los cuartos de final. 

Igual que aconteció la temporada pasada, el Manchester City no ha confirmada contra los azulgrana el aura que le ha acompañado estos últimos años, de equipo en alza que algún día dará un salto de calidad en Europa. Si no da un golpe de timón a su fútbol y a su suerte en Barcelona en la vuelta, no se espera que el City pueda superar tu techo en Europa, fijado en los octavos de final de la Liga de Campeones. 

Con la recuperación del imprescindible Yaya Touré quizá pueda contar con más opciones ofensivas, pero igual que la temporada anterior, el Barça ha sabido desmontar al grupo de Pellegrini, como anoche volvió a suceder. 

El City tenía la aspiración de discutirle el balón al Barcelona, ya que venía embalado de ganar por goleada en dos últimos partidos de la Premier, pero la cruda realidad le relegó a un mero actor secundario, especialmente en el primer tiempo, en el que los azulgrana encarrilaron la eliminatoria con los dos tantos de Suárez y un fútbol espléndido, con un Messi nuevamente estelar. 

La fiesta le pudo haber salido mejor al equipo de Luis Enrique Martínez, pero en la última acción del partido Messi falló un penalti y el remate de cabeza posterior. Parecía que la noche le tenía reservado un momento amargo a un Messi que en la primera parte había cuajado una actuación sublime y cuya implicación muy activa, en parte, fue el detonante de que el Barça encarrilase la eliminatoria. 

Mientras Suárez se ha llevado la gloria por los goles, a Messi le acompañó la pesadumbre al final del choque y una cámara sobre el césped que le acompañó para subrayar este instante hasta que se perdió por la entrada hacia los vestuarios, recogiendo el pesar del argentino por el doble error en el penalti (ha fallado ya tres esta temporada), como si no hubiese tenido motivos para alegrarse de que, una vez más, su prolífico trabajo condujo a su equipo a la victoria.