Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 17 | VALENCIA 2-3 REAL MADRID

Jesé salva tres puntos de oro para el Real Madrid ante el Valencia en Mestalla

El Real Madrid ha solventado con éxito un duro envite en Mestalla para mantenerse a cinco puntos de distancia de Barça y Atlético. Dos a tres final para los blancos en un encuentro que se les complicó muchísimo y que Jesé salvó a falta de muy poco para el pitido final.

Jorge Bautista | Madrid | Actualizado el 07/05/2015 a las 22:51 horas

Di María celebra un gol con el Madrid

Di María celebra un gol con el Madrid / Getty Images

Menudo gran duelo que se vivió en Mestalla. Menudo duelo entre dos grandes de nuestro fútbol, entre dos equipos que con sus armas lucharon como colosos por la victoria. No pudo un Valencia en horas bajas derrotar al Real Madrid, que se llevó el triunfo por 2-3 gracias a un tanto de Jesé y se llevó los tres puntos en un envite que a punto estuvo de complicárseles en demasía.

Y eso que el Valencia hace aguas por casi todas partes. Ni dos pases seguidos eran capaces de dar los de Nico Estévez con Oriol Romeu como principal estrella a la hora de perder balones fáciles. Así que, y tras los primeros minutos de tanteo y de respeto entre ambos equipos, el Real Madrid comenzó el acoso hacia la zaga del Valencia.

Era cuestión de tiempo que llegara el gol. Con los madridistas volcados pero haciendo gala de una gran paciencia a la hora de mover el cuero en las zonas de conflicto y sin tomar más riesgos de los estrictamente necesarios lo tenían todo controlado. Sabían que, así, el gol terminaría por llegar. Y el gol terminó llegando.

No estaba Bale, lesionado. Ni falta que hace. Si algo caracteriza al Madrid es la profundidad en el banco. Sin el galés salió Di María. Y Di María se marcó un jugadón brutal con un cambio de pie que el valió para romper la cintura a dos zagueros a la vez y salir airoso con el cuero en la zurda. Y de ahí fue directo a las redes de Guaita.

Ramos, un amigo para el Valencia
Todo era felicidad y alegría en el Real Madrid. Cero a uno en Mestalla, un rival venido abajo en cuanto a moral y con una hinchada esperando a nada para empezar con el festival de viento. Pero el Valencia tenía un arma secreta... a Sergio Ramos. Tras un codazo que podría haber sido roja perfectamente si el árbitro lo hubiera visto, terminó por coronarse llegando tarde a la acción que supuso el 1-1 del Valencia. Lo marcó Piatti, uno de los más bajitos de la Liga, de cabeza.

No se hizo esperar la respuesta del Madrid, con un gol de cabeza de Cristiano en fuera de juego. Pero Ramos tenía ganas de marcha. Y más cuando el Valencia comenzaba a sentirse cómodo. El 4 llegó tardísimo para tapar el cabezazo de Mathieu en un corner y el galo puso el 2-2 en el marcador. Sergio estaba siendo un hombre clave para el cuadro valencianista.

Y apareció Jesé
Porque si con el primero se vinieron arriba, con el 2-2 ya se lo comenzaron a creer. Llegaban antes a casi todas las acciones divididas, la zaga mejoró, se dejaron de perder balones gracias a Canales y a que las transiciones eran más directas y rápidas... y Mestalla comenzó a creer. Y cuando más creía llegó el tanto de Jesé con la inestimable ayuda de Guaita para arrojar un jarro de agua fría a la esperanza valenciana.

Llegan las vacaciones de Navidad y aunque es cierto que siguen a cinco puntos de los líderes peor sería estar a siete u ocho. En Valencia las aguas siguen bajando revueltas...