Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA BBVA JORNADA 29 | CÓRDOBA 0-2 ATLÉTICO

Griezmann lidera a un Atlético que gana sin sudar al Córdoba en el Nuevo Arcángel

Dulces sueños para un Atlético que dormirá tercero a expensas de lo que pase en el duelo entre Villarreal y Valencia. Los rojiblancos derrotaron fácil a un pobre Córdoba gracias a los tantos de Griezmann y de Saúl, y se permitieron el 'lujo' de echarse un señor siestón en toda la segunda parte. Tras el paso por vestuarios sólo un tiro bestial de Bebé al travesaño y una excelsa parada de Oblak son acciones dignas de mención.

Jorge Bautista | Madrid | Actualizado el 07/05/2015 a las 21:20 horas

Griezmann saluda a la afición

Griezmann saluda a la afición / EFE

Cuarenta y cinco minutos. Un acto. Una parte. Eso fue lo que duró el partido que jugaron Córdoba y Atlético en el Nuevo Arcángel. Los rojiblancos tuvieron ante sí el encuentro soñado con un gol tempranero de Griezmann y otro de Saúl antes del descanso ante un rival que les permitió echarse un auténtico siestón y descansar piernas. Con el sudor justo, los de Simeone derrotaron a su rival, duermen en la tercera plaza y rompen la 'maldición' que les perseguía en los últimos cuatro envites lejos del Calderón.

La sequía no duró ni cinco minutos. Justo lo que tardó Griezmann en aprovechar magistralmente un error gravísimo de Zuculini en la línea de medios. El galo lo hizo todo. Presión, robo, circulación, recorte y disparo con la zurda, colocando el cuero justo en la 'gatera' para que Juan Carlos sólo pudiera soñar con llegar a ese balón. Cero a uno y el viento soplando a favor del Atlético nada más comenzar el partido.

Eso sí, el mayor viento era la música con la que el aficionado cordobesista agradecía a los suyos el juego ofrecido durante la primera mitad. Buenas intenciones tienen, pero nada más tuvieron ante un rival que penaliza al máximo todo fallo que se pueda tener. Los blanquiverdes estaban nerviosos, tensos por la posición en la tabla, y también se les nota un equipo por hacer, sin la veteranía del Atlético y cometiendo errores propios de falta de madurez.

Se complicaban ellos solos la vida, y a pesar de la mayor posesión el dominio del envite era del Atlético. Pudo marcar Godín el 0-2, pudo hacerlo Griezmann tras otra 'jugadita' rara de la zaga cordobesa que acabó en cesión de volea hacia atrás. Pero quien lo hizo finalmente, antes del descanso, fue Saúl. Jugada ensayada en un saque de banda lanzado por Gámez, prolongado por Giménez y cabeceado por el chaval. Gran regreso el suyo, con un inapelable testarazo a las mallas locales.

Siestón en Córdoba
Y ahí se acabó el partido .El 0-2 dejó K.O. a un Córdoba que no reaccionó ni con los cambios y permitió a un Atlético dormir durante toda la segunda parte para ahorrar fuerzas de cara al siguiente envite frente a la Real Sociedad, en un encuentro que se juega entre semana. Los rojiblancos se pasaron de siesta eso sí, y a punto estuvieron de pagarlo muy caro ante un cuadro blanquiverde que no hizo absolutamente nada. O que no hizo casi nada...

Porque lo poco que hizo a punto estuvo de meterles en el partido. Primero con un bestial tiro de Bebé desde unos 30 metros, que se estrelló en la cruceta. Y luego con un buen cabezazo de Crespo que tenía aroma de gol y que permitió ver lo mejor del segundo acto: una gran parada de Jan Oblak. El esloveno, excelso, reaccionó de perfecta forma para despejar un cuero que se colaba, volando sin motor para meter la mano y evitar el 1-2. Para un encuentro en el que apenas intervino, la única vez que lo tuvo que hacer lo hizo con total acierto.

Griezmann a por la Champions
Inmenso el arquero, que en los duelos en los que está supliendo la baja de Moyá está demostrando el por qué de los 18 millones. Justo al igual que Griezmann. No jugó los 90 minutos, pero lo que estuvo sobre el césped dejó claro que es un jugador distinto. Todo lo que hizo, lo hizo bien. Y con el, y una nueva jugada ensayada, el Atlético vuelve a alzarse con la tercera posición. Quizá sea temporal, pero al menos los de Simeone tendrán dulces sueños esta noche.