Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

LIGA BBVA | Sporting de Gijón 1 - 2 Getafe

El Getafe gana en dos minutos en El Molinón

El Getafe logró la victoria en el Molinón en un partido que comenzó perdiendo 1-0 y que remontó en dos minutos en la segunda mitad, con los goles de Cala y Sarabia (68 y 70), que fue la figura de su equipo y artífice de un triunfo que da oxígeno a los de Fran Escribá y que deja al Sporting de Gijón en puestos de descenso.

EFE | Madrid | Actualizado el 04/01/2016 a las 23:29 horas

Meré pelea con Scepovic durante el partido de El Molinón

Meré pelea con Scepovic durante el partido de El Molinón / Efe

Abelardo, técnico local, alineó a dos delanteros centros como son Sanabria y Guerrero y mantuvo a Halilovc en la banda derecha, con Jony por la izquierda, que fue por donde los rojiblancos crearon más peligro.

En el minuto 16 llegó el gol del Sporting en una nueva internada por la banda izquierda, esta vez protagonizada por Guerrero, que dio el pase de la muerte a Sanabria, quien tocó lo suficiente para batir a Guaita.

El Getafe, que disparó a puerta una sola vez en el primer acto, reaccionó en la segunda mitad de la mano de Pablo Sarabia. Los visitantes salieron con más ímpetu en la segunda parte y empezaron a controlar el centro el campo.

Sarabia fue el protagonista del pase del penalti que falló Pedro León. El jugador envió su disparo al poste en medio de la algarabía de las gradas.

Los locales seguían siendo un manojo de nervios y el partido entró en una fase con el Getafe más volcado al ataque y creando más peligro que el Sporting, que estaba siendo dominado.

Y el dominio del Getafe dio frutos. Le dio la vuelta al marcador con dos goles en dos minutos. El primero (minuto 68) en un centro de Sarabia que remató solo Cala ante la pasividad de la defensa local, y después (minuto 70) con tanto de Sarabia en un tiro cruzado al que no llega Cuéllar.