Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

Barcelona 1 - 3 Real Madrid | IDA SUPERCOPA DE ESPAÑA

Cristiano y Asensio dinamitan el 'Clásico' con dos golazos

El Real Madrid vence al Barcelona en el Camp Nou gracias a un gol de Gerard Piqué en propia puerta en el minuto 50, un gol de Cristiano en el 79' y otro de Asensio en el minuto 90 del partido de ida de la Supercopa de España.

ondacero.es | Madrid | Actualizado el 14/08/2017 a las 00:23 horas

Dos golazos de Cristiano Ronaldo y Marco Asensio en la recta final del partido dieron este domingo la victoria al Real Madrid ante el Barcelona (1-3) en la ida de la Supercopa de España, y dejaron muy encarrilado el título para el conjunto blanco.

Fue un 'Clásico' atípico, empezando por el ambiente en las gradas, donde miles de turistas compartían zona del estadio ataviados con las camisetas del Barça y del Madrid, indistintamente, imagen alejada de la habitual tensión propia de estos partidos. Al igual que en las gradas, el terreno de juego mostraba un extraño estado con Cristiano en el banquillo, y Deulofeu haciendo las veces de un Neymar que a la misma hora debutaba en Francia con su nueva camiseta. Por si fuera poco, el equipo de Zidane tampoco lucía esta noche de blanco, como es habitual, sino con una extraño uniforme azulado que se mimetizaba con el césped y casi se confundía con el azulgrana del eterno rival.

Demasiados detalles que no hacían recordar, precisamente, ningún Barça-Madrid de los disputados en los últimos años. Aunque todo eso cambió tras la reanudación, cuando el Camp Nou se convirtió en el escenario de un duelo de alto voltaje y consecuencias imprevisibles.

Eso sí, el ritmo cansino del arranque del choque fue más parecido al de un bolo de verano que al de un partido oficial. Fueron unos primeros minutos sin un dominador claro, aunque el Madrid salió a morder un poco más que el equipo de Valverde.

Aun así, los visitantes apenas inquietaron a los azulgranas, con más problemas para fabricar fútbol que para defenderse de las escasas acometidas del rival.

Sin embargo, la primera ocasión fue para el Barcelona. Un remate algo forzado de Luis Suárez que Keylor Navas atajó sin problemas. El peligro, por el conjunto blanco, casi siempre lo llevó Isco por la izquierda, primero con un tiro escorado que pegó en el exterior de la red y después con un centro para que Bale conectara una volea y obligara a lucirse a Ter Stegen por primera vez. A medida que Messi fue desperezándose de la sombra de Kovacic -Zidane ordenó un marcaje al hombre sobre el crack rosarino- el Barça ganó presencia en el choque.

El '10' azulgrana avisó en un lanzamiento de falta que se marchó alto por poco y tuvo la más clara de la primera mitad, pasada la media hora, al rematar de primeras una asistencia de Jordi Alba, que le sacó Keylor Navas. Tal como estaba el partido no era de extrañar que se rompiera como sucedió: con un gol en propia puerta de Piqué, que desvió al fondo de la red un centro por la izquierda de Marcelo a los cinco minutos de la reanudación.

A partir de ahí, el choque se animó y de qué manera. El Barça tenía que ir a por el empate y el Madrid encontró espacios para sentenciar. Sobre todo por la banda izquierda, donde Aleix Vidal dejaba una autopista cada vez que subía a atacar.

De ahí partió el gol en propia puerta de Piqué y desde ahí estuvo a punto de llegar el segundo, una jugada de Benzema que acabó con un remate de Carvajal que Jordi Alba salvó bajo palos.

El Barça replicaría con un cabezazo de Luis Suárez que Keylor Navas enviaba a córner y con una doble centro de Aleix y Vidal y Deulofeu, que Messi, en boca de gol, no atinaba a cazar en boca de gol.

El partido estaba en el punto ideal para la irrupción de Cristiano, y Zidane lo hizo jugar la última media hora. El portugués se convirtió, desde su salida, en el auténtico protagonista del partido.

Le anularon un gol, por fuera de juego, ante de que Messi empatara, al transformar un penalti que Luis Suárez forzó exagerando su caída en un mano a mano ante Navas. Burgos Bengoetxea cayó en la trampa del uruguayo y el Barça puso el empate a uno en el marcador en el minuto 77.

Messi tocó a arrebato a por el segundo, pero fue Cristiano quien, en una contra, quebró la cintura de Piqué y envió un obús por toda la escuadra de la portería de Ter Stegen.

El luso se sacó la camiseta y lució tipazo para celebrarlo, lo que le llevó a ver la primera amarilla. En la jugada siguiente, en una pugna con Umtiti se fue al suelo y el colegiado le mostró la segunda al entender que había intentado simular penalti.

Cristiano se marchó, a falta de ocho para el final, tras darle un empujón a Burgos Bengoetxea y el Barça intentó aprovecharlo para buscar el 2-2, pero demasiados riesgos y precipitación en los azulgranas, a quienes Marco Asensio, que acaba de entrar, sentenciaba, en el 90, con otro golazo por toda la escuadra.