Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

FUE EXPULSADO EN EL PARTIDO CONTRA EL ATLÉTICO DE MADRID

El Comité de Apelación mantiene la segunda amarilla a Luis Suárez y no podrá jugar la final de Copa del Rey

El delantero del Barcelona, Luis Suárez, no podrá jugar la final de la Copa del Rey tras ser desestimado el recurso presentado por el club catalán al Comité de Apelación. Este organismo entiende que "el recurso no puede prosperar habida cuenta de que la secuencia videográfica aportada es demasiado clara".

EFE | Madrid | Actualizado el 16/02/2017 a las 22:41 horas

Luis Suárez protesta al colegiado

Luis Suárez protesta al colegiado / GettyImages

El Comité de Apelación de la RFEF acordó desestimar el recurso interpuesto por el Barcelona contra la segunda tarjeta amarilla que su jugador Luis Suárez vio en el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey contra el Atlético de Madrid jugado el 7 de febrero, y mantiene el encuentro de suspensión impuesto por el Comité de Competición.

En ese partido el delantero uruguayo fue expulsado por doble amonestación. Según el acta arbitral vio la primera amarilla en el minuto 86 por "derribar a un contrario en la disputa del balón", y la segunda en el 88 por "impactar con el brazo contra un jugador adversario de forma temeraria en la disputa del balón".

Apelación se remiten a las pruebas visuales del partido

Asimismo, en el acta el árbitro escribió que Luis Suárez, "una vez expulsado, retrasó su salida del terreno de juego de manera considerable, haciendo caso omiso" a las instrucciones del colegiado.

"Una vez fuera del terreno de juego permaneció en las escaleras de acceso al túnel de vestuarios observando el partido hasta que éste finalizó, a pesar de que el cuarto árbitro comunicó en reiteradas ocasiones de que debía marcharse a los vestuarios, haciendo nuevamente caso omiso a estas instrucciones", agregó.

Dos días después del encuentro, el juez de Competición de la RFEF le impuso un partido de suspensión "por doble amonestación arbitral y consiguiente expulsión, ambas por juego peligroso, con multa accesoria de 350 euros al club y de 600 al futbolista". El Barcelona presentó un recurso ante el Comité de Apelación para intentar que al jugador le fuera retirada la segunda amonestación.

Apelación entiende que "el recurso no puede prosperar habida cuenta de que la secuencia videográfica aportada no puede ser más clara en sentido contrario a las tesis del recurrente".

"En efecto, el jugador sancionado impacta con nitidez en la cara de un oponente elevando su brazo izquierdo y alcanzándolo con el codo", agrega Apelación, que precisa que "la prueba, en consecuencia, robustece la presunción de veracidad y certeza del acta arbitral (artículo 27.3 CD) e impone la desestimación del recurso". Por ello, Apelación desestima el recurso formulado por el Barcelona y confirma el acuerdo impugnado.