Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA BBVA JORNADA 28 | DEPORTIVO 0-0 ESPANYOL

La falta de acierto condena a Deportivo y Espanyol en Riazor

Deportivo y Espanyol suman un punto en un encuentro en el que ni uno ni otro supieron aprovechar sus oportunidades. Los periquitos pudieron llevarse el partido en los minutos finales, pero entre Fabricio y el larguero evitaron que los tres puntos viajasen a la Ciudad Condal.

EFE | Madrid | Actualizado el 07/05/2015 a las 21:22 horas

Oriol Riera, ante Héctor Moreno

Oriol Riera, ante Héctor Moreno / EFE

El Deportivo y el Espanyol se perdonaron en el área y se repartieron los puntos de un partido que el conjunto coruñés necesitaba ganar para aprovechar los traspiés de sus perseguidores y en el que el empate acabó siendo el mal menor ante un rival que mantiene una distancia prudencial respecto al descenso y avanza hacia la permanencia. El Espanyol, en el regreso de Sergio González como entrenador al campo en el que jugó nueve temporadas, pudo llevarse el encuentro en los últimos minutos, pero el larguero y las intervenciones de Fabricio Agosto se lo impidieron.

El mediodía y a medio gas, con transiciones lentas, arrancaron el partido el Deportivo y el Espanyol, que aún estaban desperezándose cuando el estadio les recibió casi en silencio por la ausencia de los Riazor Blues en las gradas. Ese estado de aparente calma solo lo alteró el conjunto catalán hasta el ecuador del encuentro con un par de pases lejanos que descubrieron signos de debilidad en la zaga deportivista. Fabricio era el más espabilado de cuantos había en el césped.

El equipo de Sergio González dio sensación de peligro en cada momento de distracción del rival, que picó de pardillo antes del primer cuarto de hora en una falta lateral que acabó con un disparo potente de Cañas al que respondió el portero del Deportivo con los puños. El Espanyol volvió a comprometer a su rival a los 20 minutos con un pase lejano en diagonal, que sorprendió otra vez a la defensa del Depor, pero Salva Sevilla perdonó ante Fabricio y la jugada, que acabó con gol de Caicedo, fue anulada por fuera de juego. 

El Deportivo apenas dio señales en el área del Espanyol hasta que, ya con el reloj acercándose a la media hora, forzó un error de la defensa con un balón en largo que el portugués Cavaleiro acabó estrellando en el cuerpo de Kiko Casilla antes de que el encuentro entrara en una fase de interrupciones que cortó aún más el poco ritmo que había en el campo. 

La segunda parte mantuvo la línea de la primera, solo alterada por los remates sin acierto de Oriol Riera, hasta que los cambios empujaron al que más necesitaba los puntos, el Deportivo, y sostuvieron al Espanyol, al que le servía conservar el resultado para mantener a los coruñeses a distancia en la tabla y avanzar un poco más hacia la permanencia. 

La apuesta conservadora del creativo excentrocampista del Deportivo y ahora entrenador del Espanyol, le pudo costar la derrota a los 76 minutos, cuando Cavaleiro falló lo imperdonable ante Casilla, pero también le pudo dar el triunfo en un saque de esquina que remató en el segundo palo Javi López, se estrelló en el larguero, botó sobre la línea y no entró. Con el partido un poquito roto en los últimos instantes, el triunfo pudo caer para el lado del Espanyol, pero al final se repartieron los puntos.