Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA BBVA JORNADA 21 | EIBAR 1-3 ATLÉTICO

Eibar 1 - 3 Atlético de Madrid. El Atlético escampa el temporal de Ipurúa con una exhibición

El barro de Ipurua no fue rival para un Atlético que se deshizo casi sin darse cuenta del Eibar para llevarse los tres puntos al Vicente Calderón. Los rojiblancos fueron muy superiores a su rival al adaptarse mejor a las condiciones del 'césped', y lograron el triunfo con un tanto de Griezmann y dos de Mario Mandzukic.

Jorge Bautista |  Madrid |  Actualizado el 13/07/2016 a las 20:09 horas

Cómo niños se lo pasaron Mandzukic y Griezmann en el barro de Ipurua. El Atlético se impuso al Eibar y a un césped en horribles condiciones a causa de la lluvia para sacar los tres puntos de un campo complicado y casi sin darse cuenta. Un gol del francés y un doblete del croata antes del descanso bastaron a los de Simeone para llevarse la victoria y empezar a pensar en el derbi frente al Real Madrid antes incluso del final del envite.

Y sin lesionados en ninguno de los dos equipos. El campo estaba para todo menos para echar un partido de fútbol. Al menos del fútbol de toque que a muchos gusta. El balón, en muchas zonas del césped, no rodaba. De hecho, más que césped lo que parecía era un barrizal. Las lluvias caídas en Eibar durante estos días, y la que seguía cayendo durante el envite entre armeros y colchoneros, hacía que la práctica del 'jogo bonito' fuera algo más que una misión imposible.

Para dos equipos de brega como son el Eibar y el Atlético parecía que esto iba a ser un mal menor. El cuero estaba más en el aire que al raso y los choques entre jugadores, además de las imprecisiones lógicas por el estado del campo, eran constantes. Con todo, y aunque parezca ilógico, fueron los visitantes lo que mejor se adaptaron a las condiciones de Ipurua. Y eso se notó en una primera parte en la que todo salió a pedir de boca para los de Simeone.

Todo finiquitado en 45 minutos
De hecho dejaron todo resuelto en el descanso, y esa es la mejor medicina tras todo lo sucedido en la vuelta de Copa del Rey ante el Barça. Supieron leer mejor todo, supieron usar mejor a sus jugadores y supieron en qué zonas del campo podían jugar y en cuáles debían quitarse el cuero de encima. Sin complicarse y sin nervios, nervios que usaron los rojiblancos para, sin casi darse cuenta, ponerse 0-3 en el luminoso.

Primero gracias a una anticipación de Raúl García y a un tiro preciso de un enrachado Griezmann. Segundo tras un centro del galo tras un pequeño barullo en la zona zurda del ataque del Atlético que remató de primeras Mandzukic. Y tercero de nuevo con el croata como protagonista, al aprovechar una serie de indefiniciones en la zaga armera para fusilar a un Irureta que veía cómo cada tiro visitante a puerta acababa en gol.

La mente puesta en el Real Madrid
Así que tocaba mantener la renta, algo que al Atlético se le da especialmente bien, y esperar al minuto 90 evitando lesiones y sanciones varias que evitasen a algún jugador estar ante el Real Madrid. El triple cambio del Eibar no cambio nada, pues el cuadro de Simeone seguía bien plantado en el césped, a la par que comenzaba a pensar en el derbi ante los madridistas, sin dejar de buscar eso sí el cuarto tanto.

Para evitar males mayores, Raúl García se fue por si veía la quinta amarilla. Y Raúl Jiménez tuvo sus minutos para dar descanso a Griezmann, incluso también a Fernando Torres, que no disputó un solo minuto en el embarrado césped de Ipurua. También Cani tuvo unos minutos en Liga BBVA. El que siguió fue Mandzukic, que tuvo sus más y sus menos con la zaga del Eibar por una rabona y una ruleta que se marcó y que se tomaron como lujos innecesarios por parte de los armeros.

Un tanto tardío de Piovaccari no inquietó al Atlético ni dio alas a un Eibar que tuvo justo premio por no rendirse en ningún momento, a pesar del 0-3 en contra antes de la media hora de juego. El césped fue principal protagonista en un partido en el que brilló Mandzukic, que se sintió como un niño chico en el barro de Ipurua. Tres puntos para los rojiblancos y siguen de esta forma a la estela de Real Madrid y de Barcelona en la lucha por la Liga BBVA.