Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

SUB-21 | ESPAÑA 4-0 BIELORRUSIA

Deulofeu comanda la exhibición de la sub-21 ante Bielorrusia

El jugador del Sevilla ofreció una exhibición con dos asistencias y un gol ante el débil combinado bielorruso en León. Munir y Moi Gómez también marcaron para la selección entrenada por Albert Celades.

Efe | Madrid | Actualizado el 07/05/2015 a las 21:21 horas

Los jugadores de la sub-21 celebran un gol ante Bielorrusia

Los jugadores de la sub-21 celebran un gol ante Bielorrusia / EFE

El nuevo proyecto sub-21 de España empieza a adquirir los conceptos irrenunciables para el seleccionador Albert Celades que le permitieron sumar, con exhibición de Gerard Deulofeu, su segundo triunfo en la preparación para la fase de clasificación del Europeo de Polonia 2017 ante Bielorrusia por un concluyente 4-0

Hasta el mes de septiembre no volverán a reunirse para afrontar el debut ante Estonia, pero el sabor de boca dejado en Cartagena y León muestran bien a las claras los nombres propios que adornan a esta nueva generación, aunque uno de ellos parezca haber asumido, sin complejos, el claro liderazgo. 

Parece ausente durante muchas fases del encuentro, cuando camina brazos en jarras da sensación de pasotismo y eso quizá desespere a más de un entrenador, pero destila talento a raudales y, sin discusión, es el líder de esta remozada selección sub-21 que busca sensaciones positivas tras recientes decepciones. 

Gerard Deulofeu es puro vértigo con su juego, desequilibrante en campo abierto y más si se encuentra una perita en dulce -a pesar de llevar imbatido- como un rival, corpulento físicamente, pero demasiado lento para sujetar a un jugador con unas ganas enormes de reivindicarse después de una temporada más frustrante de lo que hubiera esperado. 

Dos asistencias y un gol en estado puro de velocidad fueron la aportación del jugador del Sevilla en los 68 minutos que estuvo en el terreno de juego con sus galones de capitán. 

El combinado español quiso poner claras sus intenciones, sin especular con el tanteo inicial, buscando la verticalidad en cada acción, sacando provecho de las exquisiteces técnicas de sus "jugones" Oliver Torres o Denis Suárez, bien amparados por el barcelonista Samper, para buscar siempre la banda derecha, casi obsesivamente. 

Denis Suárez avisó con un remate envenenado que se le escapó al no encontrar el efecto que buscaba y Munir en un remate de cabeza desviado, a centro de Deulofeu, empezaron a sembrar la sensación de que podía abrirse el marcador. Pero el juego alegre de la 'Rojita', también le ocasionó algún susto esporádico como el disparo, tras un recorte, de Savitski que sacó con acierto Rubén Blanco, antesala del 1-0 en una nueva incursión, cómo no, de Deulofeu cuyo potente centro raso encontró la pierna de Shastsilouski que, al intentar impedir el remate de Munir, introdujo el balón en su portería. 

Hasta el descanso más de lo mismo, con el extremo formado en la cantera del FC Barcelona acaparando la mayoría de acciones, que tuvieron recompensa nada más iniciarse el segundo periodo, mostrando, en todo su esplendor, el juego que le adorna y en el que es letal para, regateando a placer al guardameta rival, sumar el 2-0.

Casi sin tiempo para saborear el tanto, un nuevo pase buscando la espalda a la defensa de Bielorussia fue controlado a la perfección por Deulofeu para ceder a placer a uno de sus herederos en el Barça B, Munir, para que él también repitiera tras la primera prueba en Cartagena ante Noruega donde fueron los dos goleadores. 

Con el mismo ritmo vertiginoso llegó el cuarto, tan solo seis minutos después, porfiando hasta la línea de fondo Deolofeu para poner en bandeja a Moi Gómez que acababa de entrar en el terreno de juego el 4-0, antes de irse, por la puerta grande del 'Reino de León', aclamado por la afición.

Hasta el final, minutos para todos los convocados, alguna acción para engordar aún más el resultado y escaso peligro sobre el marco de un Rubén Blanco, que fue mero espectador durante toda la segunda mitad.