Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 20 | CÓRDOBA 1-2 REAL MADRID

Córdoba 1 - 2 Real Madrid. El Real Madrid remonta en un partido muy complicado y suma tres puntos de oro.

El Real Madrid se impuso al Córdoba con un gol de penalti en el minuto 88 anotado por Bale justo después de que Cristiano Ronaldo viera la roja directa tras una fea reacción fruto de la impotencia de un equipo gris. Una polémica mano de Sergio Ramos en el primer minuto del partido permitió que los locales se adelantaran y Benzemá empató en el minuto 26.

Alberto Mendo |  Madrid |  Actualizado el 22/09/2017 a las 14:35 horas

El Real Madrid ha logrado una sufrida victoria ante un valiente Córdoba (1-2) en el partido que ha abierto la segunda vuelta de la Liga. El líder de la competición sigue su particular cuesta de enero, que se le está haciendo interminable, instalado en las dudas y en la falta de pólvora, con casi todas sus estrellas rindiendo muy por debajo de su nivel. Cristiano Ronaldo es la mejor muestra de eso: invisible en El Arcángel, donde desperdició dos saques de falta y acabó expulsado con una roja directa que podría alejarle de los terrenos de juego varias semanas.

El equipo blanco afrontaba el duelo con la situación rara de haber podido prepararlo durante toda la semana después de haber quedado eliminado de la Copa del Rey. Quizá esa falta de tensión que imprime examinarse cada tres días, quizá por la hora (la de la siesta), los de Carlo Ancelotti se vieron sorprendidos en el primer minuto, y eso empieza a suceder con una frecuencia preocupante. Y, una vez más, el protagonista de la jugada fue Sergio Ramos.

El andaluz se encuentra en racha desafortunada últimamente y esta vez el balón impactó en su brazo, claramente separado del cuerpo, pero de rebote tras haber golpeado su abdomen. Entre las interpretaciones posibles, el árbitro se decidió por el penalti y Ghilas lo tranformó en gol de forma inapelable.

El castigo que recibió el Real Madrid nada más comenzar el partido fue, no obstante, síntoma de lo dormido que empezó el partido todo el equipo, especialmente su defensa, que no despertó hasta casi el descanso.Y eso que Ancelotti pudo contar con su mejor equipo con la única excepción de Isco por lesión. Su lugar lo ocupó Khedira, titular por primera vez esta temporada, en vez de Illarramendi, del que se seguirán así escuchando rumores de salida (tras la llegada de Lucas Silva) pese a que Ancelotti cambiara precisamente esos dos cromos en la segunda parte.

Las imprecisiones de los visitantes y la valentía de los locales permitieron un partido abierto. Cartabia y Bebé mantuvieron a Casillas constantemente concentrado y aprovecharon las constantes pérdidas de balón de Marcelo y Ramos. No obstante, los de Djukic llevaron más peligro que acierto.

Con Cristiano Ronaldo desaparecido, y también desacertado en los dos saques de falta de los que dispuso, el Real Madrid también se resintió en ataque. Ante la falta de galones, Benzema fue el mejor del equipo blanco y el que consiguió el empate a partir de un saque de esquina en el minuto 27. Tras un saque de esquina, Bale le cedió de cabeza el balón, que él empujó a la portería.

Pero el partido mantuvo la inercia que llevaba: el Córdoba envalentonado y el Real Madrid impreciso, a pesar de que la defensa blanca comenzara a replegarse con criterio. La situación se tradujo en una igualdad total.