Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 12 | BARCELONA 5-1 SEVILLA

Barcelona 5 - 1 Sevilla

Partido redondo para el Barcelona y para Lionel Messi ante todo un Sevilla. El cuadro de Luis Enrique empequeñeció a un rival que hasta hace poco podía ser líder y le humilló al son de los aplausos del Camp Nou por 5-1. El argentino marcó un 'hat-trick'. El gol del Sevilla, de Jordi Alba en propia puerta, fue un espejismo.

Jorge Bautista |  Madrid |  Actualizado el 13/07/2016 a las 20:09 horas

Hablar del mejor partido del Barça en lo que llevamos de temporada es hablar de la victoria que han logrado los de Luis Enrique ante el Sevilla. Los azulgranas pasaron por encima de un pobre rival que ni mostró credenciales en el Camp Nou y se arrodilló ante los locales y ante un inmenso Lionel Messi. El argentino marcó tres de los cinco tantos de su equipo.

El Barça sabía que tenía que ganar. Sabía que no había otra opción posible que dejar los tres puntos en su casillero. El Real Madrid se había impuesto al Eibar, y no lograr el triunfo supondría ver a los blancos extremadamente lejos en una competición en la que cualquier fallo se paga caro. Y además de perder las dudas sobre el cuadro de Luis Enrique, tras la derrota ante el Celta en casa, habrían sido mayores. Más aún con las recientes declaraciones de Messi...

Así que había que ponerse las pilas y vencer. Con Piqué, y con el tridente ofensivo formado por Lionel por el medio, Neymar por la zurda y Luis Suárez de nuevo por la diestra. Así salió el Barça, así salió un equipo que con balón estuvo incluso peor que sin él en los primeros compases de envite. Y no porque no la movieran bien, sino porque cuando tocaba presión era tal que el Sevilla ni podía dar tres pases seguidos. Así, ante el Barça, imposible.

Era cuestión de que todo cayera por su propio peso, y de evitar unas contras hispalenses que no se produjeron en toda la primera parte. Quizá por exceso de precipitación, por demasiada velocidad o porque simplemente no pudieron, los de Emery pocas veces pasaron del mediocampo en el feudo culé. Tan sólo había que esperar al momento adecuado para que llegara el 1-0, y ese fue el mal menor del Sevilla al término de la primera mitad.

Un escaso 1-0 al descanso
Porque el gol de Messi, tras una falta magistralmente botada, fue poco castigo y poca recompensa para el partido que se vio antes del descanso. Pudo marcar Luis Suárez por dos veces, y Neymar en una ocasión, pero los sevillanos se salvaron entre aplausos del aficionado azulgrana.

Siempre da alas el ver que estás vivo a falta de 45 minutos por jugarse en un estadio como el del Barça, y que en el 46' te encuentras, como se encontró el Sevilla, con un tanto en propia puerta de Jordi Alba tras un error de comunicación entre Claudio Bravo y Mathieu. Qué sonrisa se dibujó en el rostro de los hispalenses... y qué poco les duró cuando en la siguiente jugada Neymar marcó el 2-1 en una jugada a balón parado y con posible falta incluida, para devolver la cordura al marcador.

De poco le sirvieron a Emery los cambios ofensivos que planteó para dar aire a los suyos y buscar la igualada. Ni Gameiro ni Deulofeu modificaron el envite, pues aunque cambiaron las caras no cambió el guión. El Sevilla seguía con miedo a atacar, cuando podía atacar claro, y el Barcelona no cesó en su empeño por recuperar cuanto antes la pelota y moverla para buscar el tercero. Tercero que terminaría llegando gracias a un cabezazo de Rakitic tras un pase de lujo de Luis Suárez.

Quizá no marque, pero vaya envíos que pone para sus compañeros. Esa misma generosidad que le faltó a Messi en el 4-1 tras un envío de Neymar en una contra que acabó metiendo en la red. Llegaban tanto él como Luis Suárez. Se adelantó al charrúa para seguir con el festín de goles. Total, luego iba a marcar también el quinto con un enorme zurdazo desde la frontal.

Era la noche de Messi. Era la noche del Barça. El Camp Nou vibraba y disfrutaba con el juego de los suyos y con un marcador que reflejó la superioridad que los de Luis Enrique tuvieron ante un paupérrimo Sevilla. Los de Emery, que hace poco podían ser líderes, siguen estando muy flojos cuando se trata de jugar ante los grandes de la Liga. Mientras, los azulgranas frenan la escapada del Real Madrid en la clsaificación.