Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA BBVA JORNADA 26 | BARÇA 6-1 RAYO

Barcelona 6 - 1 Rayo Vallecano. El Barça se coloca líder tras golear al Rayo

El Barcelona ya duerme en lo más alto de la Liga BBVA. Los catalanes se han impuesto a un Rayo que sólo aguantó la primera mitad y que acusó el quedarse con diez por la doble amarilla a Tito. Messi y Luis Suárez tomaron el mando de la nave azulgrana en la goleada por 6-1 ante los franjirrojos y, a falta de que el Real Madrid visiten el Camp Nou, ya son líderes del torneo.

Jorge Bautista |  Madrid |  Actualizado el 13/07/2016 a las 20:09 horas

Qué bien le vino al Barça perder en Anoeta. Sí, quizá se formara una enorme crisis tanto deportiva como de relaciones entre técnico y jugadores, pero desde esa derrota los azulgranas no han parado de crecer y de crecer. Tanto ha sido así que en sólo dos meses han pasado de estar hundidos a ser líderes y claros favoritos al título de la Liga BBVA. El bajón del Real Madrid ha coincidido con el subidó del Barcelona que se ha reflejado con el 6-1 ante el Rayo Vallecano en el Camp Nou en una fiesta completada con el hat trick de Lionel Messi.

Ambos equipos invitaban al optimismo en el aficionado. Barça y Rayo son de esos que gustan, que se gustan con el balón y que gracias a eso hacen disfrutar al respetable. Sí, diferentes presupuestos, muy diferentes, pero un estilo similar de buen trato de cuero que brindaron una primera parte repleta de fútbol. De lo que muchos entienden por fútbol. Pases, toques, llegadas... y una presión adelantada para minimizar males en defensa.

Así salió el Rayo. En el Camp Nou. En un escenario donde muchos son los que renuncian a su filosofía y se parapetan atrás pensando que así no les van a golear. En un lugar en el que no son pocos jugadores a los que les tiemblan las piernas. Los de Jémez no son de esos. Los franjirrojos jugaron como siempre, con valentía y con coraje. Con las ganas y la ilusión del que no tienen nada que perder. Con la mentalidad de un equipo grande. De un auténtico equipo grande.

Ni con el gol de Suárez se vinieron abajo, y eso que llegó en el minuto 5 tras un mal saque de banda por su parte. Ni aún con todas las llegadas azulgranas dieron un par de pasos atrás. Ni ante Messi, Iniesta o Xavi se amedrentaron. Ni tampoco por el hecho de jugar delante de más de 80.000 fervientes aficionados eufóricos por poder ponerse líderes. Nada amedrentó a un Rayo que bien pudo irse perdiendo 3-0 al descanso, pero que también pudo irse 1-1 gracias sobre todo a un lanzamiento de Trashorras que salió muy cerca de la escuadra de Bravo.

Ahora bien, jugar así tiene sus riesgos y más ante un Barça. A Jémez y al Rayo les da igual, y como les da igual en la segunda mitad no cesaron de caer los goles y no dejó Cristian Álvarez de recoger el cuero de su red. Todo pareció romperse con el tanto de Piqué, pero lo cierto es que cuando realmente el equipo franjirrojo vio todo negro fue con la expulsión de Tito y el penalti transformado, a la segunda, por Lionel Messi. En ese momento, con el conjunto madrileño en inferioridad, se destapó el Barcelona.

Desde ese momento ya sólo hubo color azulgrana en el Camp Nou. El Rayo, desordenado pero con la zaga igual de adelantada que cuando el luminoso reflejaba un 1-0, no podía hacer nada ante las incursiones del Barça en zona de peligro para Cristian Álvarez. Lionel Messi se agigantó, gracias también a sus compañeros, y anotaría un hat trick para culminar el día grande culé con liderato y con Pichichi compartido con Cristiano para el delantero argentino.