Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 24 | BARCELONA 0-1 MÁLAGA

Barcelona 0 - 1 Málaga. El Málaga sorprende al Barcelona

El Barcelona ha visto frenada su racha triunfal ante un Málaga ordenado, con criterio y que hizo valer la renta del gol que Juanmi marcó en el minuto 7 tras un fatal error de Alves. Los azulgranas, sin ideas, acabaron desesperados y dejan escapar la oportunidad de, al menos, dormir como líderes.

Alberto Mendo |  Madrid |  Actualizado el 13/07/2016 a las 20:09 horas

El Barcelona se ha llevado un serio correctivo del Málaga, que a base de orden y concentración se lleva la victoria (0-1) y tres puntos de oro, vitales en su objetivo de acabar en puestos europeos. En cambio, los azulgranas desperdicieron la oportunidad de asaltar el liderato, presas de su falta de ideas, primero, y de la impotencia en un Camp Nou que acabó desesperado. [[[LINK:INTERNO||||||ASÍ LO VIVIMOS: Minuto a minuto]]]

Comenzó eléctrico el partido en el feudo azulgrana, con un Barcelona que amenazó la portería de Kameni desde el primer minuto, buscando huecos y probando a la defensa malaguista. Lo que se encontró fue un muro con el orden como gran virtud, dos líneas de cuatro muy juntas que se replegaban con rápidez ante cada acercamiento azulgrana. Y, por delante, dos puntas que hicieron daño a la primera.

En el minuto 7, tras un remate de Luis Suárez a las manos de Kameni, el portero blanquiazul saca en largo un balón que Dani Alves intenta controlar pero en esa acción, o en un intento de retrasar el balón a Bravo, Juanmi le arrebata el balón y recorre en solitario la mitad del campo para plantarse ante el meta azulgrana y anotar. El fallo de la defensa culé propició la sorpresa de los de Javi Gracia al poco de comenzar el partido.

Pudo volver a igualarse el partido apenas una jugada después, cuando Weligton salvó con su rodilla un gol cantado de Rafinha. Sin embargo, fue el mayor susto que se llevaron los visitantes en toda la primera parte ante un Barcelona que, pese a dominar, se quedaba sin ideas al llegar al área. Sólo Messi buscaba la luz, con internadas que intentaban sorprender y con un remate a centro de Iniesta en el minuto 21 al que se adelantó Miguel Torres.

El Málaga, que fió sus ocasiones al contragolpe, acarició el 0-2 en el minuto 32 con un disparo de Horta, que recibió tras un espléndido taconazo de Darder, pero Bravo sacó una mano salvadora para desviar a córner. En cambio, fue desapareciendo el peligro en el área de Kameni, que detuvo un buen remate de Iniesta y hasta el decanso estuvo respaldado por una defensa ordenada y con criterio.

La segunda mitad comenzó como la primera, con el Barcelona cercando la portería malaguista. E igualmente fallando en el último pase. Con Suárez desacertado y Neymar inédito por el buen hacer de la defensa visitante, Messi se encontraba demasiado solo e Iniesta se fue apagando. De hecho, el manchego fue uno de los cambios de Luis Enrique, que puso todo su arsenal sobre el cesped en busca del empate dando entrada a Pedro y Rakitic. El técnico asturiano también optó por cambiar a Alves, sustituido por Mascherano, en una semana complicada del brasileño a cuenta de su renovación, o de su falta en el horizonte.

Sin embargo, el Barcelona bajó el ritmo y siguió desacertado en los pases, más nervioso según se le iban esfumando los minutos en busca de la remontada. También el desánimo cundió en el Camp Nou, que terminó protestando el exceso de fuera de juego en los que incurría Suárez, no tanto por el jugador uruguayo como por el hecho de que el árbitro los señalara todos, quizá con la esperanza de que dejara seguir el juego en alguno.

Un disparo de Pedro ligeramente desviado, en el minuto 83, y varios contraataques fueron las últimas balas de fogueo de los culés, que terminaron incurriendo en el juego duro y faltas innecesarias que se tradujeron en tarjetas amarillas, que bien pudieron ser rojas, para Neymar y Alba, éste dando patadas a un Darden tendido en el suelo, una imagen que resume la impotencia de un Barcelona que veía frenarse en seco una magnífica racha de triunfos.

Con el partido roto en los minutos finales, Kameni echó el cerrojo a su portería y el marcador ya no se movió. El Málaga certificaba la sorpresa en el Camp Nou, atónito ante un tropezón muy inesperado de los de Luis Enrique cuando parecían pletóricos. Quizá por eso esta derrota les duela más.