Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

COPA DEL REY | ATHLETIC 0-3 FC BARCELONA

El Barcelona despide la era Guardiola con la Copa del Rey

El Barcelona ha despedido la era Guardiola como sólo ellos saben hacerlo. Un nuevo título, el de la Copa del Rey, para sumar un total de 14 con Pep Guardiola en el banquillo. Dos goles de Pedro y uno de Messi hicieron posible la victoria de los azulgrana.

ondacero.es | Madrid | Actualizado el 08/05/2015 a las 09:54 horas

Pedro celebra su gol en la final

Pedro celebra su gol en la final / EFE

Ha sido el mejor Barcelona, el equipo de exhibición, el que ha vivido la era Guardiola. Un Barcelona sin omplejos que ha elaborado su mejor futbol para homenajear, como sólo ellos saben al 'hacedor' de este equipo. Guardiola puede decir adiós tranquilo. Hay Barça para rato. Un 0-3 ante el Athletic de Bilbao en la final de la Copa del Rey da el 14º título a Pep.

El Barcelona salía al césped con la intención de comerse a su rival y con su presión en el campo rival, acababa con un Athletic que apenas lograba sumar tres pases seguidos. Como ocurrió en la final de la Europa League, los de Bielsa no han estado a la altura de la situación.

El Barcelona asfixió desde el inicio y a los dos minutos ya dominaba el partido en el marcador y en el juego. Messi había avisado con un peligroso disparo, y a la segunda, un balón suelto tras un córner, no lo desaprovechó Pedro, elegido por Guardiola en detrimento de Cesc, otra vez en el banco, y deseoso de agarrar algún billete para Polonia y Ucrania.

El balón, obsesión de ambos equipos, fue azulgrana desde el pitido inicial. Bielsa, sabedor de eso, adelantó a Javi Martinez al medio para intentar frenar la mejor virtud 'culé'. Sin embargo, el frenético ritmo de los de Pep Guardiola, con Pedro y Messi eléctricos, desarboló al joven conjunto vasco, que ahora tenía un nuevo examen para comprobar su madurez, examen que no aprobó.

Pedro aprovecha la oportunidad que le brindó Pep
La 'Pulga', al que Iraizoz ya había sacado una mano increíble, se encargó, tras un gran pase de Iniesta, de hacer el 2-0, pero lo peor sería cuatro minutos después cuando Pedro, con un disparo desde fuera del área, hundía su rival, cabizbajo y rendido ya. El Athletic lo intentó, se podría incluso agarrar a un posible penalti de Piqué sobre Llorente, previo al 3-0, pero apenas inquietó a Pinto, que respondió cuando se le requirió.

El equipo catalán, con el marcador encarrilado, bajó un tanto el ritmo, y aunque Messi, siempre acertado en el Calderón, perdonó el cuarto, le dio tregua hasta el descanso.

En la reanudación, Bielsa buscó una reacción con la entrada de Ander Herrera, cuya ausencia del once había sido un tanto sorprendente, y a Iñigo Pérez, en lugar de Susaeta y De Marcos.

El conjunto vasco intentó trabar un tanto más el partido para impedir la fluida circulación de balón, e incluso pudo tomar aire en la final pero Ibai envió fuera su vaselina en el mano a mano con Pinto.

Pero los minutos pasaban, y el Athletic no hallaba el gol que le pudiese meter en la final y darle un halo de esperanza. Su afición incansable, no se rendía, pero la portería azulgrana vivía una de sus noches más tranquilas, y el Barça, con el freno de mano echado, buscaba que la final se acabase para vivir la fiesta.

14 titulos de 19 posibles
Unos número de récord para cerrar el ciclo Guardiola. Pep sólo ha dejado escapar cinco títulos. Una Liga, dos Champions y dos Copas del Rey.

Una de las imágenes del partido la han dado Pep Guardiola y Tito Vilanova en la banda. Se han fundido  en un abrazo para acallar los rumores. Una imagen que aúna presente y futuro. Y la continuidad de un proyecto que aún tiene mucho que decir.

Marcelo Bielsa, la cruz de la moneda
El técnico rojiblanco no ha podido confirmar con un título de Copa del Rey el buen momento del Athletic. Los leones se encontraron con los goles tempraneros de Pedro y Messi, y aunque lo intentaron sobre el campo, no estuvieron acertados de cara al gol. Las perdidas de balones y la falta de precisión en la jugadas, unidas al acierto del Barcelona, fueron suficientes para sentenciar el partido en la primera mitad.