Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

JORNADA 26 | ATLÉTICO DE MADRID 2-2 REAL MADRID

Atlético de Madrid 2 - 2 Real Madrid

El derbi ha cumplido el guión que se preveía: partido muy físico, trabado y de escaso fútbol pero lleno de emoción. Benzema logró un tempranero gol que remontaron Koke y Gabi, éste con un cañonazo desde 30 metros. Cristiano Ronaldo selló un empate justo entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

Alberto Mendo |  Madrid |  Actualizado el 13/07/2016 a las 20:10 horas

El Real Madrid seguirá líder una jornada más tras empatar con el Atlético de Madrid (2-2) en el estadio Vicente Calderón. Con el reparto de puntos, los rojiblancos logran no perder la estela de la cabeza y seguir a tres puntos de los blancos.

El Calderón fue una fiesta desde el primer momento, con lleno en las gradas pese a la amenaza de lluvia, que cayó con intensidad en muchas fases del partido. 55.000 cartulinas rojas y blancas dispuestas sobre las butacas tiñeron con rayas rojiblancas el estadio en los minutos precios al choque, que vio desde el palco Radamel Falcao.

Tras el mosaico, la primera imagen que dejó el partido fue ya un gol. Karim Benzema adelantó al Real Madrid en el minuto 3 al culminar una acción de estrategia tras un saque de esquina en corto. Ángel Di María fabricó un centro impecable para que Benzema, en posición legal y aprovechando un error de marcaje de la defensa rojiblanca, estrenara el marcador. Fue un jarro de agua fría para los rojiblancos, que aún tenían muy presente las derrotas en Copa y la estadística reciente desfavorable en los derbis en casa.

Tardaron en quitarse esos temores los locales más de un cuarto de hora, en el que el Real Madrid dominó... lo que pudo entre entrada y entrada, cada cuál más dura, que dejaba jugadores en el suelo casi a cada jugada. El encuentro cumplía el guión del previsto contacto físico, al que el colegiado Delgado Ferreiro contribuyó con un arbitraje permisivo.

Poco a poco, las fuerzas se fueron igualando en el Calderón. Así, de un taconazo de Cristiano Ronaldo que salvó Courtois de forma brillante se pasó al empate. Koke devolvió la igualdad al marcador con un potente derechazo cruzado en el minuto 27. Arda Turán desequilibró con una jugada en la que recortó de tacón la presión de tres rivales para asistir a Koke, que en carrera chutó con potencia abajo el empate.

El tanto espoleó a los locales, que poco a poco fueron arrinconando a los blancos. Sin noticias de Cristiano y tampoco de Bale, las ocasiones del Real Madrid se estancaban en los acercamientos de Di María y Modric. Y, cuando ya se firmaba el empate al descanso, llegó el golazo del partido, un zapatazo de Gabi Fernández desde más de 30 metros que sorprendió a Diego López. Gabi sacó un derechazo potente y centrado, tras el saque de una falta, como última acción de la primera parte.

Si antes del descanso se había vito poco fútbol y demasiadas acciones polémicas, esta tónica se mantuvo e incluso intensificó en los siguientes 45 minutos. Ciñéndonos al fútbol, el que salió del vestuario como una moto fue Diego Costa, un gran dolor de cabeza para la defensa merengue, a la que el brasileño conseguía desbordar una y otra vez.

Una de esas acciones, quizá la más polémica, terminó con amarilla para el delantero rojiblanco por fingir una caída en el área tras ir forcejeando durante más de medio campo con Arbeloa. Desde el baquillo atlético se pidió penalti con excesiva vehemencia, lo que terminó con la expulsión del 'Mono' Burgos.

Y, con el paso de los minutos, el Atlético terminó pagando el desgaste físico. De nuevo cedió el balón al Real Madrid, que se fue haciendo otra vez el dominador del partido. El premio le llegó a los blancos en el minuto 81, cuando Carvajal y Bale fabricaron para que Cristiano rematara a gol con un derechazo aprovechando un despiste de la defensa rojiblanca. La jugada, de paso, dio la razón a Ancelotti con sus cambios, ya que dio entrada a dos laterales ofensivos como Dani Carvajal y Marcelo, más Isco Alarcón. El Real Madrid intentó culminar la remontada pero el marcador ya no se movió.