Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.

Disfruta de la app de Onda Cero en tu móvil.

LIGA DE CAMPEONES | ATLÉTICO 1-0 FC BARCELONA

Atlético de Madrid 1 - 0 Barcelona

El Atlético de Madrid vuelve a estar entre los cuatro mejores de Europa cuatro décadas después. Los de Simeone eliminan al FC Barcelona en un partido tremendo decantado por un gol de Koke. Villa se topó en dos ocasiones con el palo. Courtois, clave con una mano magnífica ante Neymar en la segunda parte.

G. Lascoiti |  Madrid |  Actualizado el 13/07/2016 a las 20:10 horas

El pitido final de Howard Webb abrió las puertas del cielo para el Atlético. Tras 93 minutos de lucha, entrega e intensidad, el Calderón estalló de júbilo. No era para menos. Bajo las órdenes de Simeone, una leyenda ya en la historia colchonera, el conjunto rojiblanco vuelve a estar entre los cuatro mejores de Europa cuatro décadas después.

La noche deparó un partido tremendo y Barcelona y Atlético, una eliminatoria para el recuerdo. El Barcelona claudicó en una fase donde no lo hacía desde hacía siete años. Esta vez se encontró un rival con una fe inquebrantable. Y es que el conjunto de Simeone es un equipo con mayúsculas, al margen de estrellas y jugadores de campanillas.

Solo así se explica que lograran eliminar al Barcelona sin dos de sus mejores hombres -Diego Costa y Arda- y bajo un agotamiento físico extenuante tras una temporada donde cada partido es como una batalla.

De inicio el Atlético sorprendió. Salió como un trueno, parecía que el que tenía que remontar era el cuadro de Simeone. A los cinco minutos se puso por delante, como temía Tata Martino, el cuadro local. Adrián ajustó un balón al poste. El rechazo le cayó a Villa que centró, Adrián devolvió de cabeza el balón al otro palo de cabeza y ahí apareció Koke para fusilar a Pinto.

Al Barcelona se le vino encima una tormenta tremenda. La grada llevó en volandas a su equipo y Villa, Adrián y Koke desarbolaron a la defensa azulgrana. En apenas diez minutos Villa estrelló el balón dos veces en la madera. Estaba visto que a la parroquia local le iba a tocar sufrir.

Pasada la media hora el Barcelona atisbó algo de luz y comenzó su particular ballet de toques en campo rival. Pero si increíble fue la puesta en escena del Atlético, no lo fue menos su capacidad para defender. Desde Villa hasta Miranda. Todos defendieron a una impidiendo cualquier opción para los Neymar, Messi, Iniesta y compañía.

Capitulo a parte para Neymar que fue el mejor de los suyos en el primer acto. Al brasileño le van los partidos al límite y pese a su aparente fragilidad pelea como el que más. Su caño a Tiago fue un regalo para todos los aficionados.

El paso por los vestuarios permitió a los de Simeone tomar algo de aire. El Barcelona subió la intensidad y estuvo a punto de empatar en la reanudación. Xavi filtró un pase tremendo a la carrera de Neymar y Courtois metió una mano tremenda para evitar el 1-1.

Se animó el Barcelona pero nunca logró descifrar el planteamiento perfecto de Simeone. Con el paso de los minutos el Atlético comenzó a encontrar muchos más huecos en la defensa del Barcelona. Gabi y Diego Rivas perdonaron el 2-0 en dos contras. No lo necesito. La clasificación no se escapó.